OPINIONES

Son responsabilidad de los autores y en ningún momento comprometen a FUNCERE

La Reflexología como Ocupación del Sector Salud

Por : Hernán Gaviria Quintero MD

         Médico, Docente Universitario y de Funcere

         e-mail: hgaviriaq@gmail.com 

E

En Colombia, la ley referida al Talento Humano en el sector salud[1], en su artículo 19 y en su parágrafo único, reconoció de manera expresa el ejercicio de las Medicinas y las Terapias Alternativas y Complementarias y las ocupaciones propias del sector salud que podrán ejercer actividades funcionales de apoyo y complementación. El texto dice: “Se entiende por medicina y terapias alternativas aquellas técnicas prácticas, procedimientos, enfoques o conocimientos que utilizan la estimulación del funcionamiento de las leyes naturales para la autorregulación del ser humano con el objeto de promover, prevenir, tratar y rehabilitar la salud de la población desde un pensamiento holístico”. Definición acogida en el programa de Técnico Laboral por Competencias en Reflexología de la fundación FUNCERE[2]. En el mismo parágrafo fueron aceptadas como terapia alternativa y complementaria a las Terapias Manuales y Ejercicios Terapéuticos: “Se consideran medicinas alternativas, entre otras, la medicina tradicional China, medicina Adyurveda, medicina Naturopática y la medicina Homeopática. Dentro de las terapias alternativas y complementarias se consideran entre otras la herbología, acupuntura moxibustión, terapias manuales y ejercicios terapéuticos”. Es cierto que hasta aquí no hay un reconocimiento expreso a la Reflexología.

Correspondió al Consejo Nacional Ocupacional regentado por el Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA – a través de sus mesas sectoriales, redes de concertación y agencias de empleo e instituciones de formación, la calificación y fijación de parámetros de formación del talento humano para los diferentes sectores, entre ellos el de salud. En la conformación del mapa ocupacional identificó con el código 3232, el de Practicantes de Medicinas Alternativas y con la opción de denominación al Reflexólogo[3]; con unas funciones, aunque muy resumidas, “ Presionar suavemente con los dedos partes específicas de manos y pies de pacientes para lograr la relajación y bienestar”. El programa ofertado por la Fundación Funcere ha sido riguroso en acoger las habilidades y conocimientos exigidos para esta ocupación, con la claridad que su relación será con los médicos de las distintas especialidades y con las otras ocupaciones profesionales en diagnóstico y tratamiento de salud.

Si bien la Reflexología está dentro del sector salud como ocupación, es diferente a la condición de auxiliar de la salud ( Salud Oral, Salud Pública, Enfermería, Servicios Farmacéuticos, Administrativos) a quienes se les exige reconocimiento previo de la Comisión Intersectorial del Talento Humano en Salud; como también es diferente a Cosmetología y Estética Integral, Auxiliar de Mecánica Dental, Centros de Enseñanza de Idiomas, Escuelas de Conductores e Instructores en Técnicas de Conducción, Agentes de Tránsito y Transporte, Auxiliares de Vuelo, Auxiliares Judiciales e Investigación criminal o afines. Estas ocupaciones están definidas y reglamentadas, según instrucciones de la Secretaría de Educación de Medellín[4].

Luego, FUNCERE, es una Institución de Educación para el Trabajo y el Desarrollo Humano – IETDH – dedicada a la formación y certificación de Técnicos Laborales por Competencia en Reflexología, aprobada, con registro formal[5], y con sustento legal[6], como una actividad funcional de apoyo y complementación, pero guiados, como se anotó en el inicio de este escrito, por unas prácticas, unos principios, en especial, con un enfoque o conocimiento de procurar el funcionamiento de las leyes naturales para la autorregulación del ser humano, en las etapas de promoción, prevención y rehabilitación, desde un pensamiento holístico.

La práctica de la Reflexología, como parte de los Practicantes de Medicinas Alternativas, actualmente se ejerce en forma independiente, esto es por fuera del ambiente hospitalario, sin que ello se entienda como excluida de los servicios y tecnologías del Sistema de Salud vigente[7]. Hoy con un peso mayor derivado de la Ley Estatutaria de Salud- LES -, que integró la aceptabilidad de los usuarios como un principio del derecho fundamental de la salud, como “ una dimensión de la autonomía de las personas como portadoras de una identidad cultural, unas convicciones y una cosmogonía”[8]. De manera expresa la LES en sus principios incluyó la Interculturalidad como “reconocimiento de saberes, prácticas y medios tradicionales, alternativos y complementarios para la recuperación de la salud en el ámbito global”[9]. La Reflexología parte de las Terapias Complementarias, debe ser entendida como incluida en el Sistema de Salud Integrado e Inclusivo, junto a la llamada Medicina Occidental y las Medicinas Emergentes ( Ayurveda, Herbaría, Homeopatía, Quiropráctica, Medicina Tradicional China), pendiente de desarrollar, por lo menos en Colombia, investigaciones cuantitativa y cualitativa como comprobación del método científico que la sustenta. Queda pendiente por precisar que los procesos de atención que desarrolla (promoción, prevención, tratamiento, rehabilitación y paliación) a que profesionales de la salud apoya, conque acciones específicas, o el alcance y limitaciones de la misma tal como lo ha reclamado el Ministerio de la Salud. No obstante urge desarrollar desde la reflexología, el principio de la Concertación como espacios y “acercamientos conceptuales y operativos que permitan difundir líneas compartidas de acciones por parte de los diferentes actores que intervienen en la prestación de los servicios de salud”[10]. Los reflexólogos y en general los Practicantes de Medicinas Alternativas, son actores con elementos a compartir con los prestadores de los servicios de salud; se aproximan descriptivamente al fenómeno observado, la enfermedad, tal como lo hace la Medicina Occidental, pero a su vez se sintoniza con otros fenómenos vivos o no vivos (ideas, imágenes, fantasías, ideales, cosmovisiones) que quizás marquen la diferencia.

 

Sirvan estos comentarios, para reivindicar la Reflexología como una ocupación del sector salud, en especial ante los demás actores del sistema vigente, y los organismos de dirección, vigilancia y control que permitan acercamientos conceptuales y operativos en favor de amplios sectores de la población.

Medellín, 28 de diciembre de 2020

 

 

 

[1] República de Colombia, Ley 1164 de 2007

[2] Ver: www.funceremedellin.com

[3] Consultado el 23/12/2020 – ver pag. 253 : https://observatorio.sena.edu.co/Content/pdf/cno_version_2019.pdf

[4] Municipio de Medellín, Secretaría de Educación, Circular 202060000240 del 6/11/2020 dirigida a Instituciones de Educación para el Trabajo y el Desarrollo Humano – IETDH – y Centros de Educación Automovilística – CEA -

[5] Actos de reconocimiento legal de FUNCERE: Licencia de Funcionamiento 08341 de 2011 y Registro de Renovación vigente 08397 de 2016 de la Secretaría de Educación de Medellín

[6] República de Colombia, Ley 1164 de 2007 Artículo 19 y Consejo Nacional de Ocupaciones Versión 3232 con código 3232

[7] República de Colombia, Ministerio de Salud, Resolución 003512 del 26/12/2019 Artículo 30, aceptación de Medicinas y Terapias Alternativas

[8] República de Colombia, Corte Constitucional, Sentencia C 313/2014 pag. 299

[9] República de Colombia, Ley 1751/2015 Artículo 6 Literal I

[10] República de Colombia, Ley 1164 de 2007, artículo 2

ncabezado 1

Centro de reflexología Hermanitas de la Anunciación

Calle 60 No. 45 - 73 Teléfono: 557 94 60 - 557 94 61 Prado Centro - Medellín

E-mail: funcere@gmail.com; reflexologia@funceremedellin.com